Menú Principal
2 de Octubre de 2018

Por qué combatir la obesidad infantil

En Máfil, al igual que en el resto del mundo, los organismos e instituciones de Salud estamos empeñados en combatir la obesidad infantil. La obesidad es una preocupación constante, porque todo lo se ha logrado en siglos para mejorar las condiciones y expectativas de vida de la población, corren peligro cuando observamos que los índices de enfermedades asociadas a la obesidad crecen en todo el mundo.

De hecho, en los Objetivos de Desarrollo Sostenible establecidos por las Naciones Unidas, la prevención y el control de las enfermedades no trasmisibles se consideran prioridades básicas. La prevención es básica. Generar entornos saludables en nuestros hogares y establecimientos educacionales es primordial, pero modificar hábitos se logrará sólo con la colaboración de la comunidad activa e informada.

Muchos niños crecen actualmente en un entorno que naturaliza la obesidad, la vuelve normal y eso ya es un factor que favorece el aumento de peso y la obesidad.  El desequilibrio en las dietas viene dado por la comercialización y fácil acceso que tenemos a alimentos malsanos.  Asimismo, nuestras rutinas han favorecido el descenso en la actividad física.  Nos recreamos con actividades sedentarias, como ver televisión o jugar en los teléfonos y computadoras.  Hemos enseñado a nuestros niños y niñas a ser obesos.  Por eso es tan importante que activemos procesos de cambio en nuestras conductas alimentarias.

El Programa de Promoción de la Salud de nuestra comuna realiza intervenciones a temprana edad y en diversas formas.  Trabajamos con adultos y con niños; con profesores o educadores y también con los vecinos y vecinas, para conscientizar en la importancia de volver a aprender sobre los alimentos que consumimos y sobre cómo alentar a nuestra población infantil y adolescente a tener una mirada más sana y activa de su cuerpo y de su alimentación.  Cuidar su cuerpo implica generar transformaciones diarias, una mentalidad nueva, necesaria para mejorar sus futuras condiciones de vida.

La prevención y el tratamiento de la obesidad exige un enfoque en el que participen todas las instancias gubernamentales, comunales y familiares. Y en eso estamos empeñados.

  1. Promovemos el consumo de alimentos saludables
  2. Promovemos la actividad física
  3. Nos preocupamos por la nutrición de mujeres embarazadas
  4. Entregamos herramientas a educadoras de primer ciclo
  5. Realizamos intervenciones y actividad física en escuelas y liceos
  6. Tenemos un programa de control de peso en niños con riesgo de obesidad

Mejorar la salud de nuestros niños y niñas hoy, es asegurar una mejor salud en el futuro.  Estamos convencidos que podemos lograr avances y progresos si todos en la comuna mantenemos nuestro compromiso para trabajar juntos en un objetivo común: acabar con la obesidad infantil.